Rutinas con la lavanda

Rutinas con la lavanda

Conocemos los múltiples beneficios de la lavanda, es por eso que hoy te traemos algunas rutinas que puedes implementar en tu día a día.

  1. Té de lavanda

 El té de lavanda es ideal para el agotamiento nervioso, la digestión y migrañas. Se puede tomar como infusión simple, dos tazas al día, la última una hora antes de acostarse.

Ingredientes:

  • Flores de lavanda
  • 1 taza de agua hirviendo.

Modo de preparación: 

Añadir las flores de lavanda en la taza de agua hirviendo y dejar reposar 10 minutos, colar, dejar entibiar y beber.

¡Recuerda! también puedes endulzarla con una pizca de miel.

  1. Baño caliente con lavanda

Cuando quieras aprovechar las propiedades relajantes, calmantes y tranquilizantes de la lavanda, además cuando tengas mucho estrés y problemas del sueño.  ¡Solo debes tomar un baño caliente con lavanda!

Modo de preparación:

Bañera:

Para preparar un baño de lavanda, basta añadir al agua caliente 2 tazas de nuestras sales de baño “Lavanda y Eucalipto” y dejar reposar por unos minutos.

En especial se recomienda esta técnica antes de irse a la cama ya que asegura un mayor descanso.  

Ducha:

Toma una ducha con agua caliente y solo debes frotar nuestras sales en todo tu cuerpo como si de un masaje se tratase.

¡Además de todos los beneficios de la lavanda obtendrás la mejor exfoliación!

Asegúrate de diluir nuestras sales con un aceite portador, como por ejemplo el aceite de almendras, aceite de coco o aceite de oliva.

¡No olvides!

Al final de estos baños, hidrata tu piel con nuestro poderoso sérum de “Lavanda y Eucalipto”

  1. Masaje

 El masaje con la lavanda se indica especialmente para calmar dolores musculares y de cabeza producidos por estrés y tensión muscular.

Para realizar este masaje, solo debes frotar una pequeña cantidad de nuestros sérum “Lavanda y Eucalipto” en las manos y a continuación masajear con movimientos circulares durante algunos minutos.

Regresar al blog